¡que sigan trabajando!

Keiko Fujimori exije su exoneracion del caso Lava Jato.

“En este mundo traidor nada es verdad ni mentira, todo es del color del cristal con que se mira”

Publicado: 2018-03-03

Por Luis Rodríguez - RMMA / 01 de Marzo del 2018 

En la política criolla hay quienes creen que todo es relativo. La inocencia de Keiko en relación al caso Lava jato, solo puede ser aceptada por una militancia fanática enceguecida por la ayuda social y las promesas populistas de su lideresa. En cambio hay un consenso nacional en cuanto al carácter corrupto de esta agrupación política de oscuro y tenebroso pasado, amén de sus viejas prácticas montesinistas. 

Las recientes declaraciones de Jorge Barata, Ex superintendente de la constructora brasileña Odebrecht, en la que declaro los aportes ilícitos de 8,4 millones de dólares para las campañas políticas en el Perú de 2006 al 2014 ha alborotado el chiquero político.

“Soy inocente” clama Keiko

Con voz desgañitada, al no ser señalada con nombre y apellido, por el funcionario de Odebrecht en el Perú, Keiko pidió ser exoneradas de la investigación por parte de la fiscalía.

Par ello convoco una conferencia de prensa para pedir su exoneración del caso Lava jato “… espero que la investigación contra mi persona sea archivada de una vez por todas, que quede claro no he recibido dinero de Odebrecht ni ha ingresado dinero alguno a nuestro partido” ha señalado.

Cabe destacar que el ex director ejecutivo de Odebrecht en Perú, Jorge Barata reveló -en el segundo día del interrogatorio con los fiscales peruanos- que entregó un aporte de 1,2 millones de dólares a la campaña presidencial de Keiko Fujimori en el 2011. Sin embargo, un detalle tomó por sorpresa a todos, pues el intermediario de dicho aporte a Fuerza Popular fue Jaime Yoshiyama, ex ministro y presidente del Consejo de Ministros en el gobierno de Alberto Fujimori por el año 1995.

¿Pero quién es este operador del fujimorismo?

El hoy sindicado como receptor de los aportes de Odebrecht a Fuerza Popular fue fundador del movimiento “Nueva Mayoría”, brazo derecho de Santiago Fujimori, hermano del ex presidente Alberto. Así mismo fue Presidente del Congreso Constituyente Democrático de 1993 y ministro de Transportes y Comunicaciones (1991), también presidió el Consejo de Ministros (1995 - 1997).

En 1995 –en pleno auge del fujimorismo-, fue candidato a la alcaldía de Lima por el partido fujimorista “Nueva Mayoría, alcanzando el 48% de los votos frente al 52% de Alberto Andrade. Esa derrota significo un duro golpe para el fujimorismo.

De donde pecata mía, sino de la sacristía

Yoshiyama Tanaka aportó del 2011 y del 2016, la cantidad de S/1.2 millones a las campañas electorales para las campañas electorales de Keiko Fujimori. Al igual que el cartel aprista, el fujimorismo ha cubierto muy bien sus coartadas, pero no existe crimen perfecto.

Keiko ha dicho: “La mentira no puede ser el arma de los que tienen odios políticos ni de aquellos que quieren sembrar el caos a como dé lugar”. Pareciera olvidar los crímenes de lesa humanidad cometidos por su padre por los que purgo prisión y que aún estuviera allí, de no mediar el arreglo político entre PPK y Kenyi Fujimori, para otorgarle el “indulto humanitario” a su padre, a cambio de salvarlo de la vacancia presidencial.

Keiko, ebria de un cinismo desmedido ha dicho “Con referencia a los supuestos aportes que se habrían entregado al Sr, Jaime Yoshiyama y al Sr. Bedoya; “el señor Barata ha declarado claramente que no existe ninguna prueba. Las pruebas que si tenemos por parte de nuestro partido son nuestros estados financieros nuestra cuentas claras y la opinión que la OMPE ha emitido en dicha elección”.

Lo cierto es que Barata respondió a la Fiscalía peruana, más de 200 preguntas con detalle y precisión sobre los aportes a las campañas políticas en el Perú, entre las cuales se encuentran Fuerza 2011 (hoy Fuerza Popular), Apra, Alianza por el Gran Cambio, Perú Posible y las candidaturas de Keiko Fujimori, Alan García Pérez, Pedro Pablo Kuzcynski y Alejandro Toledo.

Los aportes a la campaña de Keiko

En el interrogatorio el ex superintendente de Odebrecht preciso que los aportes a la candidatura de Keiko Fujimori en las elecciones de 2011 se inició con un aportó 500 mil dólares, por intermedio de Jaime Yoshiyama Tanaka, entonces secretario general y jefe de campaña de Fuerza 2011 y un tal Bedoya que sería Augusto Bedoya Cámere, ex ministro de Transportes durante la dictadura fujimorista y uno de los que habría financiado el viaje de Alberto Fujimori de Japón a Chile, en 2005.

Barata confesó que Odebrecht aportó en total 1,2 millones de dólares a la candidatura de Keiko Fujimori. Este aporte se hizo en efectivo, con fondos del Departamento de Operaciones Estructuradas no contabilizados –de donde salió el dinero para los pagos ilegales– y que no se hizo a través de un banco por dos motivos: la legislación peruana no lo permitía y los beneficiarios no querían que se supiera que la empresa los estaba apoyando.

El saldo se entregó en partes en una casa ubicada en el Nº 220 del jirón Octavio Espinoza, en San Isidro. Así mismo Barata explicó que estando próxima a efectuarse la segunda vuelta de las elecciones de 2011, el entonces presidente de la Confiep, Ricardo Briceño, convocó a las 10 principales grupos empresariales del país entre los que se encontraban representantes del grupo Romero, Gloria, Brescia, Telefónica, Repsol, entre otros. En la reunión, les indicó que Humala estaba subiendo en las encuestas y que había riesgo para las inversiones por lo que les pidió hacer unos aportes a la candidatura de Keiko Fujimori.

Ante la situación, y dado el aporte entregado a Humala, Odebrecht resolvió aportar otros 200 mil dólares, para lo que nuevamente se puso en contacto con Yoshiyama y Bedoya.

Sin embargo, precisó que no recordaba si este monto se entregó en efectivo o en especie. Al responder una pregunta de los abogados defensores, Barata puntualizó que en ningún caso, salvo con Humala, entró en contacto o habló de los aportes con los candidatos. "No me comuniqué con Keiko Fujimori, todo se hizo a través de Yoshiyama y Bedoya", aclaró.

Por su parte Jaime Yoshiyama, quien dejó sospechosamente el país, rumbo a los EE.UU, junto al otro implicado Augusto Bedoya, justo un día antes de la confesión de Jorge Barata; rechazó la acusación de haber recibido aportes de Odebrecht. Barata "no ha podido probar su versión" dijo Yoshiyama, para seguidamente declarar "En el momento que se me requiera, viajaré al Perú inmediatamente".

Cambio de versión de Keiko

Por su parte Keiko Fujimori se lavó las manos declarando: Yo no fui. "Ya darán sus descargos", Jaime Yoshiyama y Augusto Bedoya.

De la postura anterior en la que había declarado que la constructora jamás había aportado nada a sus campañas de 2011 y 2016, la revelación de Barata sobre las aportaciones a su campaña modifico su defensa declarando que ella no había recibido nada.

“El señor Barata ha señalado que nunca le he solicitado dinero, que nunca me ha entregado dinero y que nunca hemos hablado de ningún apoyo económico. Es más, él ha señalado que Keiko era una persona fría y distante, que nunca pudo interactuar conmigo”, indicó en su conferencia de prensa.

Cabe destacar que en mayo de 2016, la División de Lavado de Activos de la Policía reportó ante la Fiscalía que Jaime Yoshiyama aportó a las campañas de Keiko Fujimori más de dos millones de soles a través de familiares, colaboradores y empresas relacionadas. Además, fue Yoshiyama quien reclutó al financista Joaquín Ramírez Gamarra, quien se convertiría en secretario general de Fuerza Popular y jefe de campaña de Keiko Fujimori en 2016.

"Espero que después de estas declaraciones la investigación contra mi persona sea archivada de una vez por todas", exigió Keiko Fujimori, cuando, muy por el contrario, existen nuevos elementos de juicio para ampliar el caso y plantear la denuncia penal correspondiente.


Escrito por


Publicado en

RESISTENCIA

Otro sitio más de Lamula.pe