¡que sigan trabajando!

VERONIKA MENDOZA: “HAY UNA DICTADURA EN VENEZUELA”

La ex-candidata presidencial Verónika Mendoza, hoy lideresa de “Nuevo Perú”, sostuvo que en Venezuela, debido a la crisis política, económica y social, existe una situación muy precaria.

Publicado: 2018-02-27

La Señora Véronika, hoy aliada del Humalismo, ha declarado a un medio local que "Sí, hay una dictadura en Venezuela". "Sí, puedo decir que Venezuela es una dictadura. Aunque reconozco que en Nuevo Perú hay diferentes matices. Hay quienes harían mayor énfasis en su preocupación por una posible intervención militar en Venezuela, cosa que debería sonar anacrónica en pleno siglo XXI y no lo es, porque el propio secretario de Estado norteamericano dijo que podía ser una respuesta", declaro. 

Por otra parte el congresista Alberto Quintanilla, vocero su agrupación, respaldó las declaraciones de su lideresa y reconoció que hay opiniones diferentes dentro de su bancada sobre la situación de Venezuela; pero lo que no indico es hasta donde van esos matices. Porque una cosa es calificar de “dictadura” a un gobierno elegido democráticamente en voto popular y otra muy diferente es respaldar la intervención militar que clama el imperio.

Ya en marzo del 2017, la Señora Véronika, twiteaba desde su página “La resolución del Tribunal Supremo de Justicia rompe el equilibrio democrático en Venezuela” e instaba a las autoridades a que escuchen al pueblo venezolano “para recuperar la democracia”.

“Es hora de escuchar al pueblo venezolano para recuperar la democracia y relanzar el proceso de transformación social.” Escribía en aquel entonces.

Cabe recordar que tras conocerse la sentencia del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) en Venezuela, para que asuma funciones de la Asamblea Nacional (AN), el Gobierno peruano califico de “golpe a la democracia” y condenó estos actos, retirando de manera definitiva a su embajador en Caracas.

Véronika cierra filas contra Venezuela

Para la señora Véronika, al igual que el gobierno que ayudo a elegir y sostener con su abstención, frente a la figura de la vacancia; le es indiferente las acciones golpistas, violentistas y desestabilizadoras de una oposición fascista y vende patria. Poco o nada le importa la libre autodeterminación de los pueblos, su soberanía e independencia y la no intervención en los asuntos internos de los Estados. Su alineamiento rastrero y vergonzoso, la oprobiosa posición contraria a los intereses de clase, su perverso alineamiento ideológico con el gobierno de Washington, la pinta de cuerpo entero.

No es gratuita la posición de la señora Véronika, nada lo es, en el mercado político del imperio. Sus gemidos plañideros y su respaldo al Grupo de los 12, a la Carta de la OEA, a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), se han unido al croar de ranas de los países más corruptos y reaccionarios de América Latina como Colombia, México o España.

Quien está en contra de la Revolución Bolivariana que preside el Presidente Nicolás Maduro, esta contra de Cuba, Nicaragua, El Salvador, Bolivia y todos los gobiernos en tránsito hacia el socialismo. La señora Véronika, ha abandonado la postura de responder a sus principios – si es que alguna vez los tuvo-, justo en un momento crucial para Venezuela, como es el veto del Gobierno peruano a la participación de Nicolás Maduro a la Cumbre de las Américas. Justo en medio de las declaraciones del secretario de Estado norteamericano, Rex Tillerson y la complacencia de Washington con la política del anfitrión y del Grupo de Lima sobre Venezuela. Justo ahora, en medio de las declaraciones de la jefa de la diplomacia europea Federica Mogherini , quien declaro sobre las “horas críticas” que vive Venezuela, y donde el secretario de Estado británico Mark Field, a su llegada a la reunión en Bruselas de la UE, sostuvo que “La situación venezolana es una situación espantosa a nivel humanitario, político y diplomático”.

Nada es gratuito en política, ya lo hemos dicho. Las cartas del imperio están sobre la mesa y los ojos de los pueblos libres del mundo también. Hay que estar atentos frente a la posibilidad de una invasión que en nombre de las “libertades democráticas” quieran traer por tierras las conquistas logradas por el gobierno anti-imperialista de la Revolución Bolivariana, en su largo y viril camino hacia el socialismo.


Escrito por


Publicado en

RESISTENCIA

Otro sitio más de Lamula.pe